Lombrices intestinales

La lombrices intestinales son parásitos, muy comunes en todo el mundo, sobre todo en zonas de pobreza.

Las lombrices intestinales son la forma más común de las helmintiasis (parasitosis intestinales por gusanos).

¡Más de mil millones de personas tienen gusanos intestinales y cada año mueren 20,000 por esta causa!

Las lombrices intestinales se adquieren por el agua o los alimentos contaminados por sus huevecillos, por manos sucias (sobre todo en el caso de los niños pequeños) o por mascotas.

Los huevecillos, después de invadir el organismo, dejan escapar pequeñísimas larvas que perforan el intestino delgado, viajan por la sangre, mientras maduran, y regresan al aparato digestivo y al intestino delgado para llegar a gusanos adultos.

Ciclo de vida de las lombrices intestinales

¿Qué consecuencias o trastornos causan las lombrices intestinales?

Cuando son adultas, las lombrices intestinales miden ¡hasta 35 cm! En buena parte de los casos, sólo viven en el intestino unas cuantas lombrices, pero existen casos muy graves en que son tan abundantes que obstruyen el intestino, invaden la vesícula biliar o el hígado, y/o causan asfixia y muerte cuando salen por la garganta!

Las lombrices intestinales "muerden" la capa interna del intestino y la infectan o la perforan (un caso grave)

También "roban" alimento, sobre todo proteínas, que son especialmente importantes para los niños, causándoles desnutrición.

En casos, la presencia de las lombrices intestinales puede despertar reacciones de tipo alérgico (como asma).

Los niños atacados de lombrices intestinales pueden manifestar inapetencia, desnutrición o sufrir de retortijones.

¿Qué debe hacerse cuando se sospechan lombrices intestinales?

Consultar otro síntoma